Visión de algunas ...ÍndiceCircunstancias que afectan ...

Región de los Altos de Chiapas

Esta región se caracteriza por tener una población que pertenece al grupo mayense y entre sus pobladores hay una fuerte presencia de varios idiomas, principalmente el tzotzil y el tzeltal. De acuerdo con la regionalización existente son 17 los municipios que componen esta región. En la información censal de 1990,4 se observó que los datos referentes a los niños de entre 6 y 14 años, que no saben leer ni escribir y a nivel estado, es bastante alto, pues representa casi 30%. Sin embargo, para el mismo nivel de población que no saben leer y escribir, en promedio para los 17 municipios, se sitúan arriba de 30.5%, lo cual explica en parte los problemas con respecto a la educación básica.

(José Ventura)

Para esta misma década, el grupo social de los tzeltales conformaba el sector más numeroso, ya que representaban 33.6% de la población de lengua indígena en Chiapas. Este grupo de origen maya se asienta principalmente en el Altiplano Central de Chiapas y en las estribaciones adyacentes de las Montañas del Norte y del Oriente, cuyos municipios en conjunto suman más de 10 000 km2 . El censo de 1990, contabilizó 259 mil hablantes de lengua tzeltal, de los cuales casi la mitad eran monolingües. Se trata de un territorio densamente poblado. En relación con sus condiciones de vida, principalmente de su alimentación que se basa principalmente en los cultivos del maíz, el frijol, algunas hortalizas y en el café como cultivo remunerativo. La ganadería se restringe a la cría de ganado ovino para el aprovechamiento de la lana y en menor escala el bovino.

Municipios, población escolar y alfabetismo de la región de los Altos de Chiapas
Estado/ municipio Población total de entre 6 y 14 años Nosabe leer ni escribir Porcentaje
Chiapas 830311 249093 29.99
Región de los Altos 103456 31558 30.50
Altamirano 4732 1419 29.98
Amatenango del Valle 1526 510 3.42
Chalchihuitán 2488 7462 9.28
Chamula 13513 5405 39.99
Chenalhó 4554 1505 33.04
Chanal 2212 884 39.96
Huixtán 4944 1100 22.24
Larráinzar 4373 1611 36.83
Mitontic 1536 460 29.94
Oxchuc 9763 2428 24.86
Pantelhó 3622 1648 45.49
Rosas, Villa las 4160 1664 40.00
San Cristóbal L.C. 21643 4328 19.99
San Juan Cancuc 5735 1920 33.47
Tenejapa 7652 1530 19.99
Teopisca 4879 1951 39.98
Zinacantán 6124 2449 39.99
Fuente: INEGI, Censo de Población, 1990.

Los tzotziles, que también representan 32% de la población de lengua indígena, habitan en las montañas del norte y en los escalones que descienden a la Depresión Central. El área abarca aproximadamente cinco mil kilómetros cuadrados y está densamente poblada. El grado de dispersión es también muy elevado; más de 90% de las localidades tienen menos de 500 habitantes. El último censo registró 226 681 hablantes de tzotzil, de los que la mitad eran bilingües.

Para atender el problema educativo en la región de los Altos, la mayor parte de los profesores son bilingües. Aparte de tener diversos problemas específicos en el campo pedagógico como la falta de libros de texto gratuitos, material didáctico, planteles adecuados, además de la inasistencia de los niños a la escuela o bien por atender grupos numerosos y de diferentes grados de primaria, se tienen que enfrentar a problemas de tipo cultural y político:

No es, pues, raro hallar una seria resistencia entre los indígenas a la erección de planteles educativos: la educación formal impartida en las escuelas no tiene, para ellos, significado alguno.5

Aún no se encuentra la razón para solicitar o exigir que el niño indígena asista a la escuela y debe considerarse que aún no se ha terminado de formar el profesionista que maneje una metodología y un cuerpo teórico que se adapte a regiones pluriétnicas. Por ejemplo, en un diagnóstico que se hizo recientemente, se señala que un problema fuerte de la educación indígena es la falta de formación por parte de los docentes. Las cifras que se ofrecen es que en 1990, casi 40% de los maestros bilingües en servicio, a nivel nacional, no había concluido estudios de bachillerato y sólo 43% terminó sus estudios normales o profesionales. En el estado de Chiapas, las cifras actuales son aún más críticas: 61% de los docentes en las primarias indígenas no ha concluido estudios más allá del bachillerato y, de éstos, más de 1 300 maestros de la primaria (24.76%) tienen completos sólo sus estudios secundarios. En otros términos se cita que los perfiles académicos de los docentes bilingües es uno de los factores con mayor obstáculo para el mejoramiento de la educación bilingüe en el estado.6 Así, en la región de los Altos había 268 escuelas en 1993, consideradas como primarias bilingües, que estaban a cargo de 1 354 profesores, quienes atendían a una población infantil de 34 322 niños.7 En cambio para el ciclo escolar 2000-2001, exclusivamente en educación primaria indígena eran 334 escuelas atendidas por 1 698 docentes, quienes ya logran atender a 42 696 niños en edad escolar.8

(José Ventura)

Sin tener resultados finales para citar con mayor precisión sobre los diferentes factores que están influyendo en la educación, en este caso nos referiremos a lo que es la reprobación y la deserción regional, que es un problema que afecta a la generalidad de las escuelas primarias indígenas del estado y con mayor énfasis en la región de los Altos que, según información de profesores y padres de familia, así como del análisis estadístico, se estima que de cada 100 niños que ingresan al primer grado, más de la mitad no culmina su educación primaria. Por ejemplo, algunos muestreos que se hicieron en 17 zonas escolares ubicadas en la región de los Altos, indican que para el ciclo escolar 1992-1993 ingresaron al primer año 11 325 niños y que terminaron el sexto grado sólo 2 246, cantidad que corresponde al 20%. Naturalmente falta comprobar si en verdad ese ochenta por ciento se refiere únicamente a los niños que no culminan su primaria; pero en todo caso, este dato nos hace comprender que en esta región existe una gran reprobación y deserción de niños escolares; ya sea por causa de desplazamientos a otros centros escolares o por movilidad de la población en general a otra parte del estado de Chiapas. Similar estadística es para el siguiente ciclo escolar 1993-1994 donde para el primer grado ingresaron 10 089 niños y terminaron 2 421 o sea, 24% según datos de la Supervisión de Zona Escolar en 1994.

La ausencia de niños en la escuela ya sea por deserción o reprobación ha fluctuado de entre 20 y 30% en la educación primaria. Por ejemplo para el ciclo escolar 1996-1997 se inscribieron para el primer año 10 366 niños y lograron reinscribirse para el sexto año sólo 3 119. Esto es mucho menos del cincuenta por ciento. No hay mucha variación para el ciclo escolar 1999-2000 pues de 5 401 niños que se inscribieron para el primer año, 3976 lograron reinscribirse para terminar el sexto año.

La explicación está en que para las regiones pluriétnicas como es el caso de los Altos de Chiapas, el proceso educativo ha tenido como fundamento teórico el integracionismo o bien el incorporativismo y en que la idea general en gran parte de la población de esta región, es que la escuela les sirve a los niños y jóvenes para dominar el idioma español y así aspirar a terminar su educación primaria emigrando principalmente a ciudades como San Cristóbal donde cursan el quinto o sexto grado de primaria, o bien, los niños que terminan la primaria en su comunidad emigran a la ciudad para mejorar el español y emplearse en el sector servicio, posteriormente para poder ingresar a alguna secundaria urbana. Aunque la mayor parte de jóvenes sólo logran incorporarse como fuerza de trabajo barata. Es aquí donde se sugiere como trabajo orientador, no sólo conocer los problemas, sino transformarlos en bien de las comunidades indígenas.

Tomando como referencia nuestra experiencia como investigador o formador docente en la región de los Altos de Chiapas intentamos terminar el estudio para establecer alguna propuesta de un modelo de escuela y por ende de educación, que se integre de alguna manera a los intereses y necesidades de las comunidades indígenas y no indígenas. Por ello decimos que probablemente según nuestra experiencia, debe fundamentarse en la teoría liberadora de Paulo Freire, ya que sabemos encierra una profunda filosofía que ayuda a comprender la función de la educación. En este sentido el autor explica que: "la educación verdadera es praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo".9 Enseñar reflexionando-concientizando, es el punto de partida para una pedagogía nueva, que da como resultado, la comprensión y el reconocimiento de la diversidad cultural. Es decir, que existe en la región un cuerpo de docentes con amplia experiencia en estrategias didácticas, pues desde 1952 en la región de los Altos se inició la formación de profesores bilingües y se ha logrado cada vez una mayor presencia del trabajo docente cubriendo la mayor parte de la región. Sin embargo, la crítica es que se continúa ejerciendo un proceso educativo marginalista y excluyente. Por ello creemos que el problema de la educación en dicha región, no es el cómo enseñar sino el qué enseñar.

Visión de algunas ...ÍndiceCircunstancias que afectan ...