Tú estás aquí Inicio Colecciones Consumidor Tecnologías domésticas Pescados y mariscos Pescado seco salado

 

Pescado seco salado

(Rendimiento: 400 g, aprox.)

Tiempo de preparación: 1 día.

Ingredientes:

 

Utensilios:

 

Procedimiento:

  1. Se lava el pescado al chorro de agua para eliminar restos de vísceras y sangre.
  2. Se escurre sobre el colador para eliminar el exceso de agua.
  3. Dentro del recipiente se vierte una parte de la sal, formando una cama de un centímetro de grueso como mínimo.
  4. Una vez que se ha escurrido el pescado, se coloca dentro del recipiente con sal, extendiéndolo muy bien y, con la sal restante se cubre totalmente, tratando que la capa de encima tenga un grosor de 1 cm. como mínimo.
  5. Después se cierra el recipiente y se deja dentro del refrigerador por 24 horas, para que la sal ayude a retirar el agua de la carne.
  6. Transcurrido este tiempo, se saca la carne del recipiente, se sacude suavemente y se coloca sobre el bastidor con la malla, cubriéndolo con el lienzo, para evitar la contaminación.
  7. Después, se expone el pescado a los rayos directos del sol para que se seque (aproximadamente 8 horas).
  8. Estará seco cuando al tacto se sienta duro y al presionar no desprenda agua; en casi de que aún contenga un poco de agua se debe exponer al sol otro período de tiempo hasta el secado completo.

 

Envasado y conservación:

Una vez que el pescado esté seco, se retira del bastidor y se envasa en la bolsa de plástico, sacando todo el aire que sea posible se cierra con un nudo o bien, en un recipiente de plástico con cierre hermético. El pescado ya envasado se conserva en un lugar seco y fresco.

 

Caducidad:

El pescado seco salado elaborado mediante esta tecnología tiene una caducidad hasta de un año, en un lugar fresco, seco y libre de polvo e insectos.

 

Aporte nutrimental:

La carne de pescado contiene proteínas de alto valor biológico, pues la mayoría contienen aminoácidos esenciales y no esenciales, micronutrientes que son indispensables para mantener un organismo sano; es rico en fósforo y vitaminas A y D, y minerales que ayudan a la absorción de proteínas y grasas.

 

Dato interesante:

Desde la muerte del pescado, se inician en sus tejidos musculares procesos de degradación muy rápidos, dando origen a compuestos malolientes (Cheftel, Vol.1). El salado, es el método de conservación más antiguo, eliminando gran parte del agua disponible y disminuyendo considerablemente las reacciones químicas que en éste ocurren así como el desarrollo de microorganismos.

 

Beneficio:

Al secar el pescado mediante esta Tecnología Doméstica asegura la calidad e higiene de este alimento. Además de tener un ahorro en su economía hasta del 60 %, además de poder aprovecharlo en temporadas y degustarlo en fechas tradicionales.

 

Recomendaciones:

La información presentada en esta página fue obtenida con la autorización de la PROFECO de su portal www.profeco.gob.mx. Derechos reservados