Tú estás aquí Inicio Colecciones Consumidor Tecnologías domésticas Conserva de frutas y verduras Papillas

 

Papillas

Rendimiento: para dos raciones de 105 g c/u.

Tiempo de preparación: 30 minutos.

 

Ingredientes:

 

Procedimiento, envasado y conservación:

  1. Para preparar la papilla, los ingredientes ya cocidos y aún calientes se colocan dentro del vaso de la licuadora con ayuda del tenedor y se licúan hasta obtener una mezcla homogénea.
  2. La papilla se cuela ayudándose con la cuchara, después se vacía en cada uno de los frascos, de manera que queden porciones iguales en ambos; debe dejarse un espacio mínimo de un centímetro entre
    la boca del frasco y el contenido, después se enroscan las tapas "al llegue" (sin apretar).
  3. Para esterilizar la papilla, los frascos se colocan en baño María, de manera que el nivel del agua cubra el frasco hasta el cuello, así se dejan hervir por 20 minutos.
  4. Pasado ese lapso se apaga la hornilla y con cuidado se sacan los frascos, se colocan sobre el paño seco y limpio y se les aprietan las tapas, para enseguida dejarlos enfriar a temperatura ambiente.
  5. Finalmente se le coloca una etiqueta a cada frasco con el nombre del producto, la fecha de elaboración y la de caducidad. Este producto se conserva en un lugar fresco, seco y oscuro; una vez abierto es necesario mantenerlo en refrigeración y consumirlo dentro de los cuatro días siguientes.
  6. Para darle variedad a la alimentación del bebé se pueden combinar ingredientes, tal como se menciona en el siguiente cuadro:

 

Caducidad.

La papilla elaborada mediante esta tecnología tiene una caducidad aproximada de cuatro semanas. Si al tomar una ración queda otra en el envase se recomienda conservarla bien tapada dentro del refrigerador y consumirla dentro de los cuatro días siguientes.

 

Recomendaciones

En el caso de papillas para bebés de ocho meses en adelante es recomendable picar finamente los ingredientes, porque es la edad ideal para empezar a desarrollar la masticación.

Al igual que todos los alimentos, éstos se deben preparar con suma higiene.

La papilla debe de agitarse perfectamente antes de abrir el frasco.

La papilla se puede calentar en baño María, revisando la temperatura antes de ofrecerla para no quemar el paladar del bebé.

Para dar de comer al bebé se recomienda servir directamente del envase al plato para no introducir utensilios que puedan contaminar el alimento, a menos que se vaya a consumir todo el contenido.

Se recomienda remojar el frijol por lo menos 24 horas antes de cocinarlo, sustituyendo el agua de remojo por lo menos tres veces. Los frijoles se cocerán en la mitad del tiempo acostumbrado.

Es recomendable cocinar las verduras al vapor, por ejemplo, 60 g de zanahoria cruda proporcionarán 40 g de zanahoria cocida, sin cáscara y sin puntas, con la cual se preparan dos raciones.

Si se usan frascos de papillas comerciales, cuando se está enfriando el producto a temperatura ambiente y alcance una temperatura media se presiona el sello de las tapas, el cual deberá quedar sumido al retirar los dedos.

 

Ingredientes alternativos:

En la papilla de carne con verdura se puede sustituir el pollo por la misma cantidad de carne de res o de pescado, que se deberá administrar a los ocho o nueve meses, respectivamente.

La papilla de carne con verduras también puede prepararse solamente con verduras (zanahoria y espinaca), de esta manera se puede administrar desde los cinco meses de edad.

La papilla de arroz con frijol puede variar, mezclando la misma cantidad de arroz con verdura cocida, como espinaca o zanahoria, de esta manera se puede administrar a partir de los seis meses de edad.

La información presentada en esta página fue obtenida con la autorización de la PROFECO de su portal www.profeco.gob.mx. Derechos reservados