Tú estás aquí Inicio Colecciones Consumidor Tecnologías domésticas Conserva de frutas y verduras Duraznos en almíbar

 

Duraznos en almíbar

Rendimiento: 600 grs.

Tiempo de preparación: 50 minutos.

Ahorro: Hasta el 50 por ciento del valor comercial.

 

Ingredientes

 

Utensilios

 

Procedimiento:

  1. Para preparar el almíbar, ponga taza y media de agua en la olla de 2 litros a fuego alto; añada el
    jugo de limón y el azúcar moviendo de vez en cuando con la cuchara grande.
  2. Mientras tanto, vacíe el resto del agua en la olla de 3 litros junto con el hidróxido de sodio. Revuelva con la cuchara sopera, añada los duraznos y déjelos cocer por un periodo de tres a cuatro minutos.
  3. Escúrralos con la ayuda del colador y enjuáguelos bajo el chorro del agua; retíreles suavemente la
    piel y colóquelos en el recipiente de plástico. Resérvelos para su uso posterior.
  4. El almíbar estará listo cuando al levantar la cuchara se forme un hilo (aproximadamente después de
    30 a 40 minutos). Cuando esto suceda, añada los duraznos y justo después de tres minutos, envase.

 

Envasado, conservación y caducidad

Coloque el paño limpio sobre la mesa y encima de este los frascos previamente esterilizados; con la

cuchara vacíe cuidadosamente los duraznos y después añada el almíbar, de tal manera que quede un

espacio máximo de un centímetro entre la boca del envase y el contenido. Permita que escape un poco

de vapor, cierre de inmediato y ponga los frascos boca abajo para ayudar a formar el vacío.

Déjelos enfriar a temperatura ambiente y adhiérales una etiqueta con el nombre del producto, la
fecha de elaboración y la de caducidad. Las frutas en almíbar elaboradas con esta tecnología se
conservan hasta por un año en un lugar fresco y oscuro, sin embargo, una vez abierto el envase deben
mantenerse en refrigeración y consumirse durante el mes siguiente.

 

Dato interesante

El tiempo de conservación de este alimento depende de la higiene con que se elabore, la cantidad de
azúcar que se añada, la acidez de la fruta y el limón, la cocción y el envasado.

 

Recomendaciones

Tenga cuidado con el manejo y las cantidades de hidróxido de sodio que utilice. Esta sustancia, al
ser absorbida por la cáscara de la fruta, no resulta tóxica y permite desprender fácilmente la piel
(o cáscara) sin desperdiciar la pulpa.

Puede utilizar esta tecnología para conservar frutas como mango, guayaba, piña, fresa, manzana,
chabacano, pera, ciruela o higo, lo único que varía es el momento en el que se retira la cáscara de
la fruta.

La información presentada en esta página fue obtenida con la autorización de la PROFECO de su portal www.profeco.gob.mx. Derechos reservados