Tú estás aquí Inicio Colecciones Consumidor Tecnologías domésticas Cien consejos prácticos En la cocina

 

En la cocina

 

  1. Para evitar desperdicios del aceite de cocina déjele el sello de la tapa; con un tenedor o cuchillo haga orificios encima para que el aceite salga en pequeñas cantidades y sólo use el necesario.
  2. Para que al cocer arroz no se bata, añada al agua de cocción unas gotitas de aceite de cocina o una cucharadita de margarina.
  3. Si un guisado, de cualquier tipo, queda muy salado puede agregarle media papa cruda, limpia y pelada para que absorba el exceso de sal.
  4. Para evitar que las papas se revienten al cocerlas, añada al agua de la cocción una cucharadita de aceite y no les ponga sal hasta 2 minutos antes retirarlas del fuego.
  5. Utilice cualquier sobrante de alimentos que le haya quedado en el refrigerador (queso, carne molida, verduras, etc.) para hacer más rica y más alimenticia una sopa.
  6. Las alubias, garbanzos y frijoles quedan mucho más suaves si añade al agua de la cocción tres cucharadas de aceite comestible.
  7. Para que los huevos no se revienten al cocerlos, añada al agua de la cocción una cucharada de vinagre y otra de sal de cocina.
  8. Para que los champiñones no se ennegrezcan y, además, queden muy suaves, quíteles la base del tronco y báñelos con jugo de limón antes de cocinarlos.
  9. Si desea que el arroz le quede realmente blanco, añada al agua de cocción unas cuantas gotas de jugo de limón o de vinagre.
  10. Para un mejor sabor de la leche en polvo ya reconstituida, guárdela en el refrigerador por dos horas antes de consumirla.
  11. Para comprobar si el huevo que tenía almacenado aún es fresco, agregue a un vaso con agua una cucharadita de sal, disuélvala bien y coloque el huevo, si se va al fondo significa que está fresco, pero si flota quiere decir que ya no se puede consumir y debe desecharse.
  12. Antes de pelar los ajos póngalos sobre una tabla de picar y aplástelos un poco con el mango de un cuchillo. La cáscara se despegará y los pelará muy fácilmente.
  13. Al rebanar jitomates hágalo en forma vertical, es decir, asegúrese de que el "ombligo" esté hacia arriba; así las rodajas conservarán su forma y retendrán el jugo.
  14. No desperdicie los sobrantes de frutas cortadas o peladas: rocíeles o únteles jugo de limón para evitar que se oscurezca la pulpa, guárdelos en el refrigerador y ofrézcalos como refrigerio a su familia o prepare agua fresca.
  15. Reutilice los envases y recipientes de yoghurt y mantequilla para guardar y congelar sobrantes de comida o úselos como moldes para gelatina y flan.
  16. Si sumerge durante 15 minutos las naranjas en agua caliente les sacará más jugo; también puede rodarlas sobre la mesa oprimiéndolas con la mano.
  17. Los alimentos congelados deben deshielarse en el refrigerador, el microondas o colocar el paquete envuelto en agua fría. No lo deje sobre superficies a temperatura ambiente, porque las bacterias se reproducen rápidamente en estas condiciones.
  18. Aunque la parte que más se consume del betabel es el fruto, sus hojas también pueden aprovecharse en ensaladas: bien lavadas y desinfectadas combínelas con lechuga, berros o espinacas.
  19. Cubra las ensaladas y verduras frescas con una servilleta de tela húmeda hasta el momento en que las sirva. Se conservarán frescas y crujientes.
  20. Si las hojuelas de cereal o las galletas se reblandecen debido a la humedad, colóquelas en una charola y póngalas en el horno durante 5 minutos a fuego medio, así quedarán crujientes otra vez.
  21. Para que las papas fritas queden crujientes, después de cortarlas sumérjalas en agua salada durante 15 minutos. Luego escúrralas y séquelas perfectamente antes de freírlas en abundante aceite caliente.
  22. Para que los huevos tibios obtengan una buena consistencia añada una cucharada de vinagre en el agua para ayudar a endurecer la clara.
  23. Al cortar o picar verduras (incluyendo las de hoja como lechuga o espinaca) y frutas, utilice tablas de madera y cuchillos de madera o plástico de preferencia, pues los utensilios de fierro o aluminio aceleran el proceso de oxidación de los nutrimentos.
  24. Para revivir una lechuga marchita, sumérjala rápidamente en agua caliente y luego enjuáguela en agua helada con un poco de sal o azúcar. Sacúdala y refrigérela durante 1 hora.
  25. Para suavizar unas galletas que se han hecho duras, guárdelas en una caja con tapa a presión junto con un pedazo de pan fresco o un trozo de manzana fresca.
  26. Para que no se oscurezca rápidamente la coliflor, colóquela dentro de una bolsa de plástico con el tallo hacia arriba. Cierre la bolsa y haga unos agujeros en ella para que el aire circule dentro. Le durará aproximadamente 6 días en refrigeración.
  27. Una vez abierta una lata, vacíe todo el contenido y si no lo utiliza totalmente, consérvelo en un recipiente de plástico o vidrio con tapa dentro del refrigerador.
  28. Los aguacates son frutas que comienzan a madurar cuando ya han sido cortadas; para madurarlos rápidamente colóquelos junto a manzanas o plátanos ya maduros, envueltos en papel periódico por 24 horas o a temperatura ambiente dos días antes de consumirlos.
  29. Antes de guardar la carne en el refrigerador retire la charola de unicel (con la que se comercializa en el supermercado), pues dicho material tiende a conservar el calor. Coloque la carne en un recipiente con tapa y guárdela en la charola que está bajo el congelador; siempre deseche los líquidos que vaya soltando. Consuma la carne antes de tres días.
  30. Para conservar por varios días limones ya han sido cortados, colóquelos bocarriba en un plato, cúbralos con una vaso u otro recipiente de vidrio y manténgalos en refrigeración.
  31. El pan se conserva durante 2 semanas dentro del congelador guardado en bolsas de plástico. Sáquelo dos horas antes de utilizarlo, rocíelo con agua y métalo al horno caliente durante 3 minutos. Quedará como recién salido de la panadería.
  32. Conserve la margarina bien envuelta dentro del refrigerador, pues recoge fácilmente olores de otros alimentos. Para disfrutar de un producto fresco no compre más de la que va a usar en dos semanas.
  33. Para que el café en grano conserve su sabor y aroma, guárdelo bien tapado en el refrigerador o congelador.
  34. Al almacenar paquetes de harina, arroz, frijol o alguna otra semilla, coloque cerca de ellos hojitas de laurel, así los gorgojos se mantendrán alejados. Si utiliza sólo una cantidad del producto, cierre la bolsa con un nudo o liga, o vacíe el producto a un recipiente de vidrio o de plástico con tapa y ponga adentro una hojita de laurel.
La información presentada en esta página fue obtenida con la autorización de la PROFECO de su portal www.profeco.gob.mx. Derechos reservados