Tú estás aquí Inicio Colecciones Consumidor Tecnologías domésticas Cárnicos y embutidos Carne en adobo

 

Carne en adobo

(Rendimiento: 1 kg)
Tiempo de preparación: 2 h 40 min.

 

Ingredientes

 

Utensilios

Preparación:

  1. En la cacerola se coloca el ½ lt de agua hasta que hierva. Se agrega la carne previamente enjuagada al chorro del agua y se deja cocer por una hora y media contados a partir de que el agua vuelva a hervir. Transcurrido este tiempo, se agrega la sal y se deja cocer 10 minutos más.
  2. En el vaso de la licuadora se agregan los chiles, el vinagre, 1 taza del caldo donde se coció la carne, el ajo y la cebolla para molerlos y obtener una pasta muy fina (adobo). Luego se cuela el adobo con ayuda del colador.
  3. Después, en una sartén se coloca el aceite, se pone al fuego y se deja que se caliente. Se vierte el adobo y se agregan el comino, pimienta, tomillo, orégano y clavos de olor. Se deja sazonar por 5 minutos.
  4. Transcurrido el tiempo de cocción de la carne, se separa del agua de cocción y se agrega al sartén donde se encuentra el adobo. Finalmente se mezclan todos los ingredientes y se deja sazonar durante 10 minutos.

Envasado y conservación

Una vez sazonada la carne, se coloca en los frascos y luego se vacía el adobo en caliente. Debe procurarse tener la carne muy compacta para evitar la formación de bolsas de aire en el frasco, (si queda aire atrapado, puede eliminarlo con la ayuda de un cuchillo). Se deja 1 centímetro de espacio vacío entre la boca del frasco y el adobo; se tapa al llegue y se coloca a baño María por 40 minutos contados a partir de que vuelva a hervir el agua. Finalmente se saca, se cierra perfectamente y se deja enfriar a temperatura ambiente. Se le coloca una etiqueta indicando nombre del producto, fecha de elaboración y de caducidad. Se conserva en un lugar fresco, seco y oscuro.

 

Conservación:

El producto elaborado con esta tecnología tendrá una duración aproximada de 1 año.

 

Aporte nutrimental:

Las carnes proveen principalmente proteína que nos sirve para la formación y crecimiento de tejidos y músculos del cuerpo. Todas las carnes son muy buena fuente de vitamina del complejo B como la niacina y la riboflavina y en menor grado la tiamina. Además, las porciones de carne que tienen menor contenido de grasa son una excelente fuente de hierro y fósforo y las que tienen hueso proveen también de calcio.

 

Dato interesante:

La cantidad de grasa que contiene la carne varía según el tipo, la edad, la cantidad de ejercicio, la forma de alimentación, así como de la forma de crianza de los animales.

 

Beneficio:

Al elaborar este producto en casa asegura la higiene y calidad del mismo, además de que obtendrá un ahorro aproximadamente del 30% en comparación con un producto comercial. Además usted podrá contar con este platillo prácticamente listo para consumirlo en el momento que lo desee a lo largo de todo un año.

 

Recomendaciones:

Debe tenerse especial cuidado en la selección de la carne, observando su textura (firme y elástica al tacto), color (brillante, rosa o rojo claro), olor y debe de estar húmeda pero no en exceso; al cortarla debe soltar un líquido rojo claro. La que tiene más de 3 días pierde su jugo y se seca.

Para preparar el adobo, se vierte el contenido del frasco en una olla de aluminio junto con dos tazas de agua hervida o clorada. Se deja que hierva y finalmente se verifica la cantidad de sal. Puede acompañar este platillo con verduras cocidas como chícharos, zanahorias y papas partidas en cuadritos, etc.

Si desea que el adobo sea más picoso, puede agregar 1 chile morita junto con los demás chiles.

 

Ingredientes alternativos:

Puede sustituir el ajo en polvo por ½ cabeza de ajo fresco y la cebolla en polvo por ½ cebolla fresca.

La información presentada en esta página fue obtenida con la autorización de la PROFECO de su portal www.profeco.gob.mx. Derechos reservados